CONGREGACIÓN SALESIANA

Los Salesianos de Don Bosco fueron fundados el 18 de diciembre de 1859 por Juan Melchor Bosco Occhiena en el Oratorio de San Francisco de Sales, Valdocco, Turín (ITALIA).

EL NOMBRE DADO POR EL FUNDADOR FUE EL DE Pía Sociedad de San Francisco de Sales y contaba en sus inicios con 17 miembros (un sacerdote, 15 seminaristas y un estudiante). El primer Salesiano laico ingreso en la nueva congregación el 22 de febrero de 1860. La Iglesia aprobó a la Congregación el 23 de julio de 1864 y reconoció oficialmente sus Constituciones y Reglamentos el 3 de abril de 1874.

El 31 de enero de 1888 murió Don Bosco en Turín y la Congregación tenía 773 Salesianos, 276 novicios, 57 casas y 6 provincias. Su primer sucesor fue el padre Miguel Rúa quien en 22 años de gobierno de la Congregación la hizo llegar a los cinco continentes.

CRECIMIENTO DE LA CONGREGACIÓN

En 1910, después de la muerte del Padre Miguel Rúa los Salesianos eran 4001 y seguirá en incremento constante durante todo el siglo XX hasta el Concilio Vaticano II cuando la Iglesia Católica experimenta un descenso global en las vocaciones religiosas: 5.075 en 1921, 8.954 en 1931, 16.364 en 1951 y 22.383 en 1964. Se presenta un descenso en 17.173 en 1977 y un mínimo ascenso a 17.561 en 1995. En la actualidad los Salesianos son 15.952 y están presentes en 128 naciones entre las cuales las primeras cinco en numero de Salesianos son Italia, India, España, Polonia y Brasil. Los Salesianos cuentan entre las primeras comunidades religiosas masculinas más numerosas de la Iglesia Católica, con los Jesuitas y los Franciscanos.

EL NOMBRE DE “SALESIANOS”

Don Bosco le dio el nombre a su Congregación de “Salesianos” en honor del santo obispo de Ginebra, Francisco de Sales (1567-1622). Al igual que Don Bosco, Francisco nació en Saboya, en la población de Sales (Alta Saboya, hoy en Francia). Don Bosco nació en la parte correspondiente a Italia. La influencia de San Francisco de Sales en la espiritualidad del Piamonte sería muy importante para determinar la manera en que Don Bosco fundó sus obras de apostolado en favor de la juventud. El santo obispo, doctor de la Iglesia, expone en sus obras un proyecto de santificación desde lo cotidiano y lo sencillo, pero muy especialmente desde la amabilidad y la alegría interior. Don Bosco, entonces, puso al obispo saboyano como patrón de su Congregación y le dio su nombre.

Si bien el término Salesianos se relaciona directamente con los sacerdotes y hermanos miembros de la Congregación Salesiana, todos los miembros de la Familia Salesiana, sean religiosos o laicos, tienen el derecho de utilizar dicho nombre probado que estén asociados a la Familia Salesiana. De igual forma el término acompaña numerosos conceptos: “espiritualidad salesiana!”, “colegio salesiano”, “centro juvenil salesiano” y todo aquello que se relacione con Don Bosco.

El 31 de enero de 1888 murió Don Bosco en Turín y la Congregación tenía 773 Salesianos, 276 novicios, 57 casas y 6 provincias. Su primer sucesor fue el padre Miguel Rúa quien en 22 años de gobierno de la Congregación la hizo llegar a los cinco continentes.